De "La Gastronomía de José Soler".

Volver a la Página Principal...

Volver a "Pasajes de la Historia de la Gastronomía".

 

 

La Cocina Ibérica.

Extraído, y modificado, del libro "Historia de la Gastronomía Española", de don Manuel M. Martínez Llopis... y, de "otras fuentes informativas"...

 

Recopilación de Datos...

 

 

 

    

 

 

 

                 "Los siglos pasaron rápidamente, y ya en los albores de la Historia, cuando pertenecía al remoto pasado del artista sin par que plasmó en Altamira (...Cantabria) las dinámicas figuras, tal vez fantasmas de su sueño de gran cazador, lucía el sol en las llanuras de Baitiké, Tartessos, la ciudad opulenta y fastuosa en la que se asentaba el umbral de lo desconocido. Su riqueza fue el cebo de atracción para el hombre de Oriente (...fenicios), el cual en su carrera en pos del astro Sol se adentró en "nuestra tierra" en busca del mítico rey Arghantonios, trayéndonos como presentes invaluables el olivo, la vid y diversas artes de cultivo que aquí nos eran desconocidas, pero que ya eran habituales en sus remotos países...

 

                 Empujados por la codicia de los metales preciosos... fenicios, griegos y cartagineses llegaron a las costas de Iberia, la áspera y remota Iberia, casi cubierta de bosques, montes agrestes y llanuras de pobre suelo.

 

                Impulsadas por la brisa del Mar Exterior, sus naves se aproximaban a la desembocadura del Betis (río Guadalquivir), cruzándose con las jábegas de los pescadores de Gádir (Cádiz), que ostentaban en sus descaradas proas cabezas de caballo...

 

                Estos valerosos marinos navegaban en sus pequeñas embarcaciones a lo largo de las costas africanas hasta la altura de las Islas Canarias, adentrándose sin temor por las brumosas aguas desconocidas en cuyas lejanías dormían las ignotas Atlántidas.

 

                Los pesados bajeles fenicios o griegos, con su proa enristrada a las verdes marismas gaditanas, avanzaban lentamente, mientras sus tripulantes, acodados en las bordas, contemplaban las actividades de los ariscos pescadores nativos, mostrando su asombro a verlos atrapar congrios, murenas o pulpos, cuyo gran tamaño desusado para ellos les hacía lanzar exclamaciones de asombro y estupor...".

                 "No han de olvidarse las observaciones hechas por Lucius Licinius Lucullus, procónsul de la Bætica, acerca de los pulpos, y publicados por Trebius Niger, que era de su séquito... Los demás casos que este autor narra han de ser interpretados mejor como prodigios. Cuenta que en los viveros de Carteia (yacimiento arqueológico de la provincia de Cádiz, en San Roque) había un pulpo que acostumbraba a salir de la mar y acercarse a los viveros abiertos, arrasando la salazones... lo que excitaba la indignación inmoderada de los guardianes por sus hurtos continuos.

                Unas cercas protegían el lugar, pero las superaba trepando por un árbol; no se le pudo descubrir sino por la sagacidad de los perros, que lo vieron una noche cuando regresaba al mar. Despertados los guardianes, quedaron asombrados ante el espectáculo, en primer lugar por la magnitud del pulpo, que era enorme; luego porque estaba por entero untado de salmuera, despidiendo un insoportable hedor... Hizo huir a los perros con su aliento terrible, azotándolos unas veces con los extremos de los tentáculos o golpeándolos con los fortísimos brazos, utilizados a modo de clavas... Con trabajo se lo pudo matar a fuerza de tridentes. Se mostró a Lucullus su cabeza, que tenía el tamaño de una tinaja capaz de contener quince ánforas; repitiendo las expresiones del mismo Trebius diré que sus barbas difícilmente podían abarcarse con ambos brazos y que eran nudosas como clavas, teniendo una longitud de treinta pies. Sus ventosas eran como orzas, semejantes a un lebrillo; los dientes eran de la misma proporción. El resto del cuerpo, que fue guardado por curiosidad, pesaba setecientas libras. El mismo autor asegura que en estas playas el mar arroja también sepias y calamares de la misma magnitud."

De Plinio el Viejo... en su "Historia natural"...

 

                 "Otras veces se deleitaban con el retozar de los atunes, gordos como puercos y que al decir de Strabón, se cebaban con las bellotas de ciertas encinas cuyos frutos eran arrastrados por los ríos hasta el mar...

 

                Cuando sus naves quedaban al pairo en los ríos salados de Turdetania (...Valle del Guadalquivir), al borde de los esteros podían admirar los visitantes, sin que jamás osaran enfrentarse a ellos los famosos toros ibéricos, por cuyas venas corría la sangre del uro primitivo, aquel coloso, ya desaparecido, cuya gallarda planta ascendió la pasión nefanda de Pasífae (..."la que brilla para todos": la luna)...

 

                 Mientras esperaban la estiba de su carga, los extranjeros se dedicaban a la caza por los extensos llanos, cotos inagotables, en los que les era dado cobrar raras especies: grandes gallináceas de vuelo lento y pesado a las que llamaron "avutardas"... cabras montesas, y especialmente pequeñas liebrecillas, cuyo nombre ibérico era "kyniklos", que pululaban a centenares por cualquier sitio, infestando los campos y devorando las cosechas... Estos "cunículi", desconocidos para griegos y latinos, eran muy sabrosos, especialmente cuando los "animalejos" eran sacados del vientre de su madre o estaban en su periodo de lactancia. Gran distracción sería para los navegantes el atrapar a estos roedores en sus madrigueras con la ayuda de la "vivera" o hurón indígena.

 

               En estas expediciones de caza los forasteros establecieron contacto con los belicosos pueblos íberos y gustaron sus "guisotes" rudimentarios, condimentados según técnicas heredadas de sus antepasados, que empleaban como excipiente el "unto de puerco"...

 

       Los "celtíberos"...

 

                   Con este término suele hacerse referencia a las tribus celtas o celtizadas de la Península Ibérica, así como a los idiomas que estos grupos hablaban... aunque, realmente, el término celtíbero se refiere únicamente a uno de los pueblos célticos de la Península Ibérica, existiendo otros con otros nombres (...vettones, vacceos, lusitanos, carpetanos, etc.).

 

                  Este pueblo celtíbero, que habitaba, al oeste de la Cordillera Ibérica, y que los romanos consideraban una mezcla de celtas e íberos, diferenciándose así de sus vecinos... tanto de los celtas de la meseta como de los íberos de la costa...

 

                  Pero esta idea de que los celtíberos son el resultado de la unión de los celtas y los íberos es un error que ya se dio en época romana... Hoy sabemos que los celtíberos son un pueblo de cultura celta, que recibe influencias de los íberos por su proximidad, pero en ningún caso son el resultado de un mestizaje entre ambas etnias... Estos celtas fueron empujados por los íberos hacia tierras de León y Orense, y que a través del río Sil llegaron a Galicia (...llamada así por los romanos por su similitud con la Galia).

Posible extensión de la Celtiberia.

   Arévacos

   Pelendones

   Berones

   Belos

   Tittos

   Lobetanos

   Lusones

 

                 "Strabón describe las costumbres de los ariscos montañeses de la región del Duero, los aguerridos "lusones", y se hace lenguas de su sobriedad y valentía... Se alimentaban principalmente de carne de macho cabrío, animales que eran sacrificados con un complicado ritual... La comida se acompañaba con unas tortas cocidas a las brasas y confeccionadas con bellotas secas, trituradas y molidas, que semejaban una especie de pan, duro y correoso, pero que podía conservarse durante mucho tiempo (...las bellotas se dejaban secar y se pelaban con un cuchillo eliminando la piel, tras lo que se trituraba en un mortero, mezclando la harina resultante con agua y un poco de leche, hasta obtener una masa compacta que se aplanaba y freía en una sartén; tras dejar enfriar la torta que se obtenía, se espolvoreaba con azúcar, o se rociaba con miel).

 

...Casa celtíbera en Numancia.

 

                Para su "parco yantar" se sentaban en bancos de piedra y adobe construidos alrededor de las paredes, alineándose en ellos según su rango y dignidad... Las vasijas que contenían los alimentos circulaban "de mano en mano" y al llegar el momento de la libación los hombres bebían y danzaban al son de flautas, saltando y agitándose hasta que rendidos por el cansancio terminaban cayendo hincando las rodillas en el suelo...

 

               Adoraban a una divinidad implacable, especie de Ares griego, al que sacrificaban machos cabríos y caballos... Ritualmente, y en algunas ocasiones, bebían la sangre de las víctimas inmoladas... Algunos textos admiten que en estas circunstancias también eran ofrendados prisioneros de guerra.

 

                 La misma austera severidad impregnaba la vida de los otros pueblos más nórdicos, como los cántabros o los astures...

    

                 Del atún y otros pescados, especialmente el escombro o caballa, que ha dado su nombre a la isla de Escombreras, situada a la entrada del puerto de Cartagena, se preparaba una especie de pasta, llamada "garos" por los griegos, y, más tarde, "garum" por los romanos... Este preciadísimo producto era exportado en grandes cantidades, primero a Atenas, y más tarde a la Roma Imperial...

 

                El "garos" o "garum" podía tomarse sólo o diluido con agua (..."hidrogarum"), pues así se atemperaba su fuerte sabor; otras veces se aromatizaba con vino (..."denagarum"), con aceite de oliva (..."oleagarum"), e incluso con vinagre (..."oxiagarum") o con pimienta (..."pieragrum").

 

                 Tenía gran nombradía el fabricado en Cartagena; que se conocía en Roma con la denominación de "garum sociorum"... y, que alcanzaba en el mercado gran cotización, pagándose por él cantidades tan altas que aún harían estremecerse al más opulento gastrónomo... Su olor característico era nauseabundo, y provocó acerbas sátiras de algunos poetas clásicos, tal como Marco Valerio Marcial.

 

                 Pero no sólo se buscaban en Iberia los productos de su mares, pues algunas regiones especialmente la Baética (...región del valle del Guadalquivir), la Edetania (...en la Comunidad Valenciana y parte de Zaragoza, limitando al Sur con la Contestania: compuesta por la provincia de Alicante, el sur de Valencia, y el oriente de Albacete), y parte de Celtiberia, eran muy ricas y producían grandes cosechas de cereales...

 

                 Su cebada estaba considerada como la de mejor calidad en el "mundo conocido", teniendo especial fama la que se recolectaba en el mes de abril. Para hacerse una idea de la feracidad (...fecundidad, fertilidad, abundancia) de estas tierras, basta decir que una vez recogida la cosecha volvía a sembrase inmediatamente y así se obtenían dos recolecciones en un sólo año...

 

                 El trigo, verdadero "don del Cielo" que siempre ha constituido la base alimentaria de la civilización mediterránea, era ya conocido en la mitad meridional de la Península Ibérica desde tiempos muy remotos, antes de la conquista por los romanos... Existen razones para pensar que fue importado por los íberos, ya que los celtas eran pueblos eminentemente ganaderos... Las tribus que habitaban las regiones del Norte se veían obligadas a importar su trigo de Aquitania (...sudoeste de la actual Francia), dadas las grandes dificultades (...¿?) que existían para llevar a sus tierras el grano desde las regiones centrales... y por lo abrupto del terreno tenían que conducir sus convoyes a costa de grandes trabajos a lo largo de la vía romana del Ebro.

 

                 En el transcurso del tiempo, el trigo de la Baética se hizo muy apreciado en Roma, y llegó a constituir uno de los principales artículos de nuestro comercio exterior.

 

                Con las técnicas aprendidas de los colonizadores, los hispanos aumentaron considerablemente el rendimiento de su agricultura, modificaron sus rudimentarios aperos de labranza, adoptaron el arado romano, y llegaron a inventar el cedazo y el tamiz de lino...

 

                 Las cosechas se conservaban en profundos silos cavados en lugares de suelo seco. Estos depósitos se revestían de paja para preservarlos de la humedad y se depositaban en ellos los cereales, y, a veces, las espigas enteras... Una vez llenos, se cubrían con paja larga y, según Varro, en estas condiciones se podía conservar el grano hasta pasados cincuenta años si no se ponía en contacto con el aire...

 

                 Los íberos preparaban una cerveza por fermentación láctica (...levaduras) de los cereales... que Strabón denominaba "zythos", pero más tarde, y con mayor exactitud, Cayo Plinio Cecilio Segundo (..."El Viejo", procurador de la Hispania Citerior) la llama "cerevisiae", llamándose en Hispania "celia" (..."hervida") o "cerea" (...en honor a la diosa romana Ceres, diosa de la agricultura, las cosechas, y la fecundidad; llamada Demetér por los griegos)... Paulo Orosio (...sacerdote, historiador, y teólogo hispano-romano) cita esta bebida, al hablar de la caída de Numancia, diciendo:

 

                "...por medio del fuego se extraen el jugo del grano de cebada previamente humedecido; lo dejan secar y después de reducirlo a harina lo mezclan con jugo fresco, que luego hacen fermentar, lo que le da un sabor áspero y al beberla se siente un calor embriagador...".

 

                Añade, que: "los numantinos se emborracharon con esta bebida antes de salir de la ciudad para intentar su último combate...".

    

                  Semejante a la "celia", era la "cerea" que se obtenía del grano del trigo...

 

                 Otra de las fuentes de riqueza de la vieja Iberia fue el aceite... El olivo silvestre o "acebuche" (de menor tamaño que el "cultivar", con fruto más pequeño, con porte arbustivo, y hojas de forma oval) ya era conocido en nuestra tierra desde tiempo inmemorial, y algunos pueblos meridionales extraían aceite de su fruto...

 

                  Pero... Se sabe que el olivo cultivado no existía en la Península Ibérica en el año 173 de la fundación de Roma, siendo probable que fuera importado por los griegos... En época posterior, su cultivo se extendió por toda la mitad sur, llegando hasta rebasar la cordillera del Guadarrama, siendo desconocido al Norte de esta latitud, donde no se empleaba el aceite para usos culinarios.

 

                Las llanuras de la Baética, en las que según un escritor clásico (...Marco Gavio Apicio: "Apicius", que escribió "DE RE COQUINARIA", en el siglo I d. C.) no se conocía árbol mayor que el olivo, producía fabulosas cosechas de aceituna de las que se obtenía un aceite de calidad insuperable que era llevado  Roma en cantidades considerablemente enormes... tanto, que con los fragmentos de las ánforas rotas después de vaciadas (se "habla" de veintiséis millones de ánforas venidas del sur de Hispania), se llegó a formar en el espacio, a lo largo de un siglo, el monte Testaccio, así llamado en consideración a los tiestos de las vasijas desechadas...

 

                La vid fue introducida en Iberia por los púnicos (...desde Cartago -"Ciudad Nueva"- en el Norte de África), tal vez hacia el siglo VI a. C., y su cultivo se extendió rápidamente de forma que en pocos años las zonas oriental y meridional de la Península Ibérica se habían convertido en exportadoras de vino...

 

                Se cultivaban muchas variedades de uva, pero la más apreciada era la que Plinio "El Viejo" llamaba "balisca", y a la que los hispanos denominaban "coccolobis"... Sus racimos no eran apretados, pero se adaptaban muy bien al clima, ya que soportaban el calor y los vientos ardientes del Sur...

 

                Esta uva presentaba dos tipos, uno de gusto seco y otro más dulce... El vino obtenido con la primera se hacía azucarado al envejecer; por el contrario, el extraído de la uva dulce se hacía seco al añejarse, siendo éste el más cotizado, pues llegaba a competir en el mercado romano con el famoso "vino albano"...

 

                 También existía una uva negra, la "aminnea" o "syryaca", que era de peor calidad... En algunos sitios se cultivaba la "uva de parra", que se montaba sobre pértigas y cañas, con cuerdas de crin o caña...

 

                 El famoso vino de la "Turdetania", caldo de lujo, que rivalizaba con el renombrado "Chios" (...de la isla griega Chios, junto con Thasos), y después con el más famoso "falerno" (...de Campania, en el sur de Italia), tal vez es el que hoy degustamos como "vino andaluz" (...vino de Jerez de la Frontera... población  llamada "Cerit" en la antigua Hispania)...

 

                 Corroborando esta suposición, en alguna excavación arqueológica se han encontrado ánforas que llevaban la inscripción "vinum gaditanum" (...en el año 31 a. C.)...

 

                 Los "vinos tarraconenses", que canta Marcial y que tan alabados fueron en la época imperial de Roma, son ahora los "vinos del Maestrazgo" (...en Teruel).

 

                 El sin par "lauro", mencionado por Plinio "El Viejo" como uno de los mejores del Mundo, se obtenía probablemente de la región de Liria, próxima (...¿?) a Sagunto (...Murviedro), en la Edetania (...compuesta por "Akra Leuke" -Alicante-, sur de "Valentia" -Valencia-, y parte de Albacete)...

 

                 La elaboración de estos vinos era bastante cuidadosa para lo que se acostumbraba en aquella época, pues los mejores caldos de entonces no hubieran podido resistir el parangón con cualquiera de los que se obtienen hoy en día.

 

                 Se utilizaban técnicas importadas por los griegos, que alteraban el sabor del vino con la adición de ciertas sustancias, tales como el agua de mar, resinas, determinadas hierbas... y, sometiéndolo, en algunas ocasiones, a la acción del humo... Con preferencia se empleaba la resina, producto que comunicaba al vino un gusto que extrañaba al probarlo por primera vez, pero que después, al acostumbrase... gustaba.

 

Higos en el Jardín Mundani. Mallorca. España.

    

                Por las condiciones del clima, determinadas regiones de la Península Ibérica han sido siempre grandes productoras de fruta. Los higos, deleite de los griegos, que los apreciaban como a ninguna otra fruta, se producían de la mejor calidad en las frondosas higueras de la Baética y la Edetania, donde existían factorías que los preparaban para su exportación, desecándolos al sol, prensándolos y envasándolos en cajas de madera o cestos de esparto... Así se cargaban en las naves que los llevaban al Ágora (plaza pública, mercado...) Ateniense, o a Roma para surtir los triclinios (comedores de lujo) de los patricios...

 

               También se cosechaban en Iberia otros frutos que se consideraban en el extranjero como bocado exquisito, tal como las cerezas lusitanas (...de Lusitania con su capital "Emérita Augusta": la actual Mérida), que, según Cayo Plinio, eran de tres colores: negras, rojas, y verdes, presentando éstas últimas un delicado matiz que las hacía parecer siempre a punto de madurar...

 

                  Nuestras peras eran dignas de adornar la más refinada mesa; existían muchas variedades de ellas, a las que se les denominaban por su lugar de origen: "picentina", "saguntina"...

 

                  La "malum púnica", o granada, importada por los cartagineses, abría sus hojas "como unas sangrantes heridas" en las huertas de las márgenes del Betis... dando, después su nombre a una provincia española (...Granada)...

 

                 En los confines de Emérita Augusta, en la Lusitania, se cosechaban unas aceitunas dulces, escaso y raro fruto que se dejaba secar al sol, llegando a aventajar en dulzor a las "uvas pasas". Siendo a día de hoy, completamente desconocidas...

 

                 Los primitivos fruticultores realizaba interesantes ensayos en la Baética, injertando ciruelo sobre pie de manzano, con lo que obtuvieron un producto, denominado "molina", que fue muy solicitado... También se injertaron yemas de ciruelo sobre pie de almendro, lo que dio origen a la ciruela amigdalina, cuyo hueso contenía en su interior una verdadera almendra... O sea, que, como ven, ya hacían sus "pinitos" en ingeniería genética...

 

                Este era, a grandes rasgos, el "Panorama Gastronómico" de la "España Primitiva"... Emporio de riqueza, Iberia proporcionó a los extranjeros que desembarcaron en sus playas codiciados productos, a trueque de dejarnos otros, como el olivo y la vid, que transformaron nuestro agro creando fuentes de riqueza, para nosotros: los aborígenes...

 

                  Porque así convenía a sus economías y no desinteresadamente, los colonizadores montaron factorías para la preparación de salmueras, "garum", y otras salazones; almazaras para la obtención del aceite que envasado en ánforas de barro se embarcaban hacia remotos países; lagares y bodegas donde se criaba el vino que habría de enviarse hasta el último rincón del "Mundo Conocido"... Además de crear estas nuevas industrias, dieron gran impulso a la ya existentes, que mejoraron sus modos de hacer para complacer los gustos de sus clientes...

 

                Desde el "punto de vista gastronómico", más importancia, que el tráfago comercial, tuvo para los hispanos el legado que nos hicieron los griegos, cartagineses y romanos, de alimentos hasta entonces desconocidos y de técnicas de condimentación que se fueron sedimentando en nuestra tierra, y pasaron a formar parte del acervo de nuestra cultura...".

 

                 El reino de Tartessos es conocido por menciones literarias de autores griegos y romanos de "un fabuloso reino situado en los confines occidentales del "Mundo Conocido"... Ha existido una gran confusión acerca de su propia existencia y de su ubicación... pero, a la luz e la Arqueología, parece claro que el epicentro de Tartessos se encontraba entre las poblaciones de Cádiz, Huelva y Sevilla, en la zona posteriormente conocida como la Turdetania.

 

                  La cultura tartésica, iniciada a finales del siglo IX a. C., contaba con unas bases económicas muy sólidas... agricultura, ganadería y minería... para crear una aristocracia pujante, que se desarrolló más tarde con la llegada de los fenicios y griegos... Éstas élites se beneficiaron de los contactos entre el Atlántico y el Mediterráneo al encontrarse en el Estrecho de Gibraltar, un lugar de paso absolutamente obligatorio... Desarrollaron un "gusto" por todo lo tocante al Oriente conectando con el comercio fenicio... creándose una cultura que se extendió a parte de Portugal, Extremadura y la Alta Andalucía...

 

                  En Tartessos habría gobernado un poder monárquico con tintes sagrados, probablemente autóctono pero influenciado por los fenicios... Casi todos los reyes conocidos podríamos entenderlos como alegorías: Gárgoris representa a los "poderes silvestres", su hijo Habis el "orden humano y social de base agrícola", y Gerión el "desarrollo de las posibilidades ganaderas"... Y, tal vez, el último de ellos, Argantonio, sería el único que realmente puede identificarse con un personaje histórico, si no se tiene en cuenta su exagerada longevidad... ya que está fechado en el siglo VII a. C. y habría sido aliado de los griegos focenses, a los que proporcionó grandes cantidades de plata ante la amenaza de los persas...

 

                 Según fuentes griegas y romanas, las ciudades de Tartessos estarían organizadas según leyes antiquísimas, habrían conocido la escritura y contarían con una cultura muy desarrollada... Mantenían muchos contactos con las diversas islas del Egeo, Grecia o la costa del Asia Menor (...Anatolia), traduciéndose en una actividad industrial y comercial muy intensa... y, en un aumento de la influencia de Oriente en su cultura.

 

                  Los griegos foceos, vinieron a ésta zona de la Península Ibérica, debido a la cantidad de minas de metal que existían en ella, y que se encontraban en el territorio de las actuales Tejada la Vieja, Aznalcóllar o Cerro Salomón... La habilidad de los habitantes de Tartessos con los metales preciosos que da corroborada con el descubrimiento de numerosos tesoros en Carambolo (...Sevilla), Évora (...Portugal) o la Aliseda (...Cáceres)...

 

                 La escritura tartésica o del sudoeste es la primera que se da en la Península, denotando una mayor complejidad social que en otras zonas... Aparece entorno al año 700 a. C. en el Bajo Guadalquivir, aunque los testimonios más antiguos provienen de Huelva y Medellín (...Badajoz)... Comprende una treintena de signos, aunque no todos son fonéticos...

 

                 Si el origen de Tartessos provoca grandes discusiones historiográficas, todas las circunstancias de su desaparición también resultan apasionantes... Según Adolf Schulten, autor a comienzos del siglo XX de la monografía más conocida sobre Tartessos, se habría debido al bloqueo que habría impuesto la flota cartaginesa al Estrecho de Gibraltar, ya que sin el comercio desaparecería toda la riqueza de la zona... Pero, la caída de Tartessos también puede ser debida a la presencia de grupos armados procedentes de la Meseta Central, o bien por el levantamiento de las clases más desfavorecidas producido por la supuesta tiranía de sus dirigentes...

 

                  Los fenicios se extendían por todo el mar Mediterráneo desde finales del segundo milenio antes de Jesucristo... extendiendo por él la cultura oriental y la transformación cultural de todos los pueblos que la recibían...

 

                 También los griegos de Focea se dejaron ver por las costas de Hispania, dejando sentir su influjo especialmente en el Nordeste y en el Levante... Cartago, colonia fenicia en el año 500 a. C., ejerció una gran influencia en los "fenicios hispanos"...

 

                  Los fenicios formaron una civilización semita originaria del Mediterráneo Oriental, en la zona del actual Líbano... Y, más que un país habría que hablar de una civilización formada por varias ciudades-estado con gobiernos independientes como Arados (...Siria), Berytos (...Beirut), Biblos (...ciudad del Líbano también denominada Djubayl, treinta kilómetros al norte de Beirut), Sidón o Tiro... Hasta el siglo XIII a. C. estuvieron bajo la preponderancia de Sidón, momento en el que Tiro consiguió la hegemonía... Pero la ciudad santa y centro moral y religioso fue Biblos...

 

                  Famosos en la Antigüedad por su calidad como comerciantes, los fenicios exportaban vino, metales, madera de cedro, y tejidos de púrpura de Tiro (...tinte extraído, por ejemplo, de las "canaillas": "Murex brandaris")... Utilizaron un alfabeto fonético, que sirvió de base para la elaboración del alfabeto griego... y, a partir de éste, del resto de alfabetos occidentales...

 

                  La primera fundación fenicia en Iberia fue Gadir (...Cádiz), en el 1.104 a. C... Gadir ejerció de metrópoli de los fenicios instalados en la costa de la actual Andalucía y Marruecos, así como de base para la exportación de todos los metales de Tartessos, y de todas las pesquerías, tintes, y productos del Estrecho de Gibraltar... Mientras que Gadir se convirtió en un núcleo urbano densamente poblado, en el resto de la costa se establecieron núcleos menores, próximos entre sí, y cerca de la desembocadura de los ríos, con el fin de aprovechar las vías fluviales como camino "natural" hacia el interior de la Península...

 

                  Las influencias fenicias se dejaron ver en el mediodía portugués y en Huelva, donde los fenicios compraban y exportaban abundantes metales... Con el tiempo y a lo largo del siglo VI a. C. fueron desapareciendo muchos "asentamientos costeros"... aunque otros pervivieron y se consolidaron como núcleos urbanos estables como Malaca (...Málaga), Sexi (...Almuñecar) o Abdera (...Adra)...

 

                El primer griego que llegó a Hispania (...en concreto a Tartessos), según autores griegos, fue Coleo de Samos en el año 630 a. C., pero la verdadera colonización griega sería posterior... Existieron dos ciudades griegas: Rhode (...Rosas) y Emporion (...Ampurias)... que fueron fundaciones foceas situadas en la costa del Ampurdán... Fuentes históricas indican la existencia de más enclaves hacia el sur, con nombres como Akra Leuké (..."roca blanca", "pico blanco": "Alicante"), Alonis (...en Villajoyosa... en la provincia de Alicante), Calípolis, o Hemeroskopeion (...Denia)... pero se tratarían de meras instalaciones de apoyo al comercio o puntos marinos de carga y estibación de los bajeles griegos a la luz de la Arqueología... Sin embargo, Rhode y Emporion si fueron verdaderos "asentamientos griegos"...

 

                  Emporion fue el "asentamiento" más antiguo, siguiendo el protocolo tradicional en las fundaciones griegas: en un primer momento escogen una isla, en este caso San Martín de Ampurias frente a la desembocadura del río Fluviá, donde establecen una colonia griega (...Palaiápolis) durante los años necesarios y prudenciales para tomar contacto con el territorio peninsular y con sus indígenas, sin riesgo de ser atacados por los mismos. A continuación, y ya pasados unos 50 años, fundan la ciudad en tierra peninsular (...Neápolis)...

 

                  Los colonizadores originarios fueron griegos foceos (...de Focea) instalados en Massalia (...Marsella), distrito éste con el que Ampurias conservará una gran y estrecha relación... Ampurias comienza a crecer en importancia en el siglo V a. C., orientando su comercio hacia el interior catalán y al litoral levantino hacia el sudeste, incluyendo la colonización fenicio-púnica de Ibiza, y vinculándose con las redes comerciales del Mediterráneo central... Ampurias fue el lugar elegido para el desembarco romano en la Península en el año 218 a. C.

 

                 Y, por último, veamos como describe Estrabón (...III, 3, 7-8) a los pueblos indígenas del Norte de Hispania...

 

                  "Todos los montañeses del Norte son austeros... beben normalmente agua, duermen en el suelo y dejan que el cabello les llegue muy abajo, como mujeres, pero luchan ciñéndose la frente con una banda... Comen principalmente chivos, y sacrifican a Ares un chivo, cautivos de guerra y caballos... Hacen también hecatombes de cada especie al modo griego... como dice Píndaro: "de todo sacrifican cien"...

 

Estatua de Ares en Villa Adriana... y, como pueden observar, parece ser que éste dios ya conocía la "paella"... además de practicar el "nudismo"...

 

                  Realizan también competiciones gimnásticas, de hoplitas e hípicas, con pugilato, carrera, escaramuza y combate en formación... Los montañeses durante dos tercios del año, se alimentan de bellotas de encina o carrasca, dejándolas secar, triturándolas, y luego moliéndolas, y fabricando con ellas un pan que se conserva un tiempo...

 

                Conocen también la cerveza... El vino lo beben en raras ocasiones, pero el que tienen lo consumen pronto en festines con los parientes... Usan mantequilla en vez de aceite... Comen sentados en bancos construidos contra el muro y se sientan en orden a la edad y el rango... Los manjares se pasan en círculo, y a la hora de la bebida danzan en coro al son de la flauta y trompeta, pero también dando saltos y agachándose, y en Bastetania (...o "Mastiena"...que se encontraba al sudeste de Iberia, en la actual Cartagena... teniendo poco que ver con los montañeses del norte ¿?) danzan también las mujeres junto con los hombres cogiéndose de las manos...

 

                  Todos los hombres visten de negro, sayos la mayoría, con los que se acuestan también sobre jergones de paja... Utilizan vasos de madera igual que los celtas... Las mujeres van con vestidos y trajes floreados... En vez de moneda, unos (...) y los que viven muy al interior se sirven del trueque de mercancías, o cortan una lasca de plata y la dan...

 

                 A los condenados a muerte los despeñan y los parricidas los lapidan más allá de las montañas o de los ríos... Se casan igual que los griegos... A los enfermos, como antiguamente los egipcios, los exponen en los caminos para que los que la han pasado les den consejos sobre su enfermedad... Para las subidas del mar y los pantanos usaban, hasta la época de Bruto, embarcaciones de cuero, pero hoy en día incluso las talladas a partir de un solo tronco son ya raras...

 

"Borna"... Embarcación con casco de cuero, en A Coruña... Probablemente, las embarcaciones con casco de cuero representan en el imaginario colectivo el barco atlántico prehistórico por antonomasia... Y, ello por varias razones: son las embarcaciones de las que se conservan un mayor número de referencias documentales, algunos de estos tipos de barcos aún se usan, y no han faltado expediciones marítimas con reconstrucciones de barcos de cuero. Dichas expediciones, que tuvieron su momento de esplendor en los años 70 (...siglo XX), probablemente inspiradas en las balsas de Heyerdahl, tuvieron como exponentes a Tim Severin, que navegó hasta Norteamérica a bordo del "currach Brandan", y en España a F. Alonso Romero, que navegó por las costas gallegas (..."Finis Terrae"), primero con la "Borna" (...aún conservada en el Museo Arqueológico Provincial de La Coruña) y luego con el "Breogán" (...más grande que la anterior, y dotado de una vela)...
 

                  Su sal es púrpura, pero blanca una vez molida...

 

                 Éste, como he expuesto, es el género de vida de los montañeses, y me refiero a los que jalonan el flaco norte de Iberia: calaicos (...galaicos), astures, y cántabros... hasta llegar a los vascones y el Pirine... pues el modo de vida de todos ellos es semejante...".
 

Volver al principio del documento...